Reformas bcn

La tarifa del técnico en reformas, guía completa

La tarifa del técnico en reformas es uno de los muchos problemas a los que se enfrenta todo aquel que quiere encargar una obra. En el siguiente artículo ofreceremos una visión general sobre el tema, haciendo las distinciones oportunas entre las tres profesiones implicadas (agrimensor, ingeniero y arquitecto), aportando finalmente, en la medida de lo posible, cifras realistas.

Cuando necesitas un técnico en reformas

A técnico ya sea topógrafo, ingeniero o arquitecto, ¿siempre es necesario cuando hay que afrontar una intervención de reestructuración? si hablamos de necesitar, la respuesta es no, en algunos casos incluso se puede prescindir. O, cuando las obras entren en la categoría de libre construcción, por lo tanto, no requieren una calificación. Si no se necesita tal título, tampoco se necesitan diseño Y reporte técnico por lo tanto, es posible proceder en (casi) total autonomía.

Hay que decir, sin embargo, que la aportación de un técnico siempre es útil. Incluso las intervenciones de construcción gratuitas (algunas al menos) pueden ser muy complejas, por lo que el consejo de un experto es una ayuda válida. Tal apoyo puede relacionarse con las obras en si pero también yo materiales e incluso las elecciones estéticas, aunque estas son prerrogativa casi exclusiva de una de las tres figuras que acabamos de mencionar. En concreto, el arquitecto.

Diseñadora de interiores en la carrera de diseño de interiores.

Agrimensor, ingeniero o arquitecto y urbanismo

  • los proyecto es necesario, y de hecho necesario, solo cuando las renovaciones son lo suficientemente importantes y se refieren al menos al plan. Por cambios en el plan se entiende cualquier intervención encaminada a modificar el plano catastral que, cabe recordar, también muestra las ventanas. Por tanto, si va más allá de la mera sustitución de las ventanas y cambia su posición y su tamaño, sigue siendo necesario un proyecto.

¿Quién puede redactar un proyecto? Si solo se trata de «diseño», por lo tanto de diseño en sentido estricto, esta es la prerrogativa de las tres figuras: topógrafo, ingeniero y arquitecto. Si el concepto de diseño se extiende también a la relación técnica, la cuestión se complica. Entre los profesionales ya mencionados, sólo uno está capacitado para calcular fuerzas: el ingeniero. Hay que decir, sin embargo, que sólo las intervenciones más importantes, y precisamente las estructurales (sobre pilares y cubiertas por ejemplo) requieren un cálculo de fuerzas. En los demás casos, ni el aparejador ni el arquitecto tendrán que recurrir a un ingeniero para «realizar» el proyecto y el informe técnico.

Topógrafo, ingeniero o arquitecto y supervisión de obra

  • Notifica formalmente al Municipio la apertura del sitio de construcción.
  • Supervisa la correcta ejecución de las obras (según proyecto).
  • Comprobar que los trabajos se han realizado correctamente.
  • Realizar las pruebas formales al final de los trabajos (p. ej. testing).
  • Es necesario hacer dos aclaraciones con respecto a la dirección de obra.
  • Las tres figuras puede cumplir el papel de gerente de construcción. El aparejador, el ingeniero y el arquitecto, siempre que reúnan las calificaciones necesarias, tienen el mismo derecho para realizar la supervisión de la construcción.
  • En la mayoría de los casos el director de obra y el diseñador pueden ser la misma persona. Es decir, cuando las obras no sean especialmente complejas y la intervención no sea pública. Hay que decir que en lo que respecta a la construcción privada, no son nada raras las situaciones en las que el proyectista y el director de obra son la misma persona.

Un ingeniero haciendo cálculos estructurales.

Topógrafo, ingeniero o arquitecto y consultor

  • Con el término «consultante“ En realidad significa un conjunto de tareas que pueden diferir según las necesidades del momento, las solicitudes del cliente y también las habilidades profesionales del técnico. Por lo tanto, es bueno distinguir al menos dos tipos de consejos.
  • Asesoramiento burocrático. El técnico ofrece consejos e indicaciones sobre los permisos a solicitar y las acciones a implementar para cumplir con la ley. En la gran mayoría de los casos, el servicio de consultoría también incluye la ejecución de trámites burocráticos, como la solicitud “formal” de permisos. Puede ser realizado por los tres tipos de profesionales.
  • Consultoría técnica. Es la variante más compleja, y puede incluir consejos/indicaciones sobre las técnicas constructivas, los materiales a utilizar, la viabilidad estructural de las obras, la gestión de los espacios y el mobiliario. Por lo general, las funciones de los distintos profesionales se superponen. Sin embargo, cada practicante cuenta con un campo único de intervención. Por ejemplo, el ingeniero es el único que puede expresarse sobre la resistencia/eficacia estructural, mientras que el arquitecto es el único que puede opinar (o al menos es el único que debería tenerla) sobre cuestiones puramente estéticas y en cuanto a los muebles.

Honorarios del técnico: ¿Cómo se calcula?

Calcular la tarifa del técnico es realmente complicado Lo es por al menos dos razones: primero, porque depende de qué y cuántas intervenciones/tareas el técnico tendrá que realizar. En segundo lugar, porque cada profesional tiene una algún margen de discrecionalidad como el profesiones han sido completamente liberalizado. Sin embargo, teniendo en cuenta estas aclaraciones, es posible ofrecer una visión general suficientemente precisa.

  • Diseño: desde 4 para8% el costo de la obra.
  • Dirección de obra: desde 4 para8% el costo de la obra.
  • Trámites burocráticos: desde 200,00 € para 400,00 €.
  • Consejo: desde 100,00 € para 400,00 €.

Honorarios del técnico: ¿Cómo evaluar el presupuesto?

  • Es muy difícil evaluar la estimación de la tarifa del técnico, sobre todo si es el primero si acudes a un profesional para una reforma. Sin embargo, puede haber dos reglas a seguir.
  • La regla del porcentaje. Según la práctica, pero cada profesional es una historia en sí misma, el arquitecto deberá pedir entre un 4 y un 8% del coste total de la intervención. Sin embargo, esto es válido solo para intervenciones importantes, que se refieren al menos a las partes estructurales, si no a los aumentos volumétricos. Si el técnico, además de planificar, dirige la obra, el cálculo debe repetirse por segunda vez.
  • La comparación. Incluso siguiendo la regla del porcentaje, el cliente podría sentirse un poco desorientado y no ser capaz de entender cuándo una cotización es costosa y cuándo no lo es. En este punto, solo queda «contextualizar» la estimación. ¿Cómo? Todo bastante sencillo: pedir presupuesto a varios profesionales y hacer una comparativa.

Un arquitecto en el proceso de redacción de un proyecto.

Técnico de reformas: ¿Cómo ahorrar?

  • ¿Es posible ahorrar dinero cuando se confía en un técnico? La respuesta es sí: ahorrar en la tarifa del técnico en reformas está al alcance de todos. Basta empuñar (con conciencia) un arma tan disponible como efectiva: la estimación.

Así que contacta con más profesionales, preguntar varios citas, comparar las diversas hipótesis así obtenidas. Por último, elige el que parezca ofrecer la mejor relación calidad-precio. Por lo tanto, incluso con vistas al ahorro, no descuide el tema de la calidad.
Este método, de hecho, es el único que le permite ahorrar grandes cantidades sin afectar la calidad del resultado final.