Reformas bcn

¿Ducha o baño? Como escoger

¿Tienes que reformar el baño y no sabes elegir entre ducha y bañera? Descubre la solución que mejor se adapta a tus necesidades

13 de agosto de 2015 Amueblar Hogar, Baño

¿Ducha o baño?  Como escoger

Después del dilema entre ser y no ser, la otra duda de Hamlet con la que a menudo nos debatimos es la que existe entre ducha y bañera. De hecho, cuando se quiere reformar el baño esta es una de las primeras elecciones a las que hay que enfrentarse ya que condicionará necesariamente la organización y amueblamiento de todo el entorno. Pero, ¿cuáles son las ventajas de la ducha y las de la bañera?

No es solo la estética la que entra en juego en esta cuestión milenaria, sino que hay numerosos factores que deben tenerse en cuenta, como nuestros hábitos, el espacio y el estilo de los muebles.

¿Ducha o baño? Las ventajas de la ducha.

Los pros de la ducha que podrían convencerte de elegir esta solución son innumerables:

  • Sentido práctico: Rápida de usar y fácil de limpiar, la ducha es sin duda la solución más práctica para el baño, además la ducha, especialmente si está equipada con una caja, evita mejor las fugas de agua en el suelo.
  • Espacio: la ducha es la mejor solución para baños con pocos metros cuadrados. De hecho, la ducha ocupa poco espacio y puede ahorrar mucho espacio en el baño, especialmente a través de las duchas de esquina.
  • Precio: Aunque existen duchas de lujo, de alta tecnología y multisensoriales, se puede hacer una ducha básica con un gasto insignificante reduciendo costes a una simple caja y un plato de ducha.

¿Ducha o baño? Las ventajas de la bañera.

La bañera tiene otro tipo de ventajas frente a la ducha:

  • Estética: muchas duchas son verdaderos elementos de decoración y piezas de diseño y contribuyen a enriquecer el ambiente de forma sofisticada y elegante
  • Relajarse: Un baño caliente es una experiencia absolutamente relajante y rejuvenecedora en la que puedes mimarte al final de un largo día.
  • Comodidad en la familia: incluso la bañera puede resultar sumamente práctica, al menos en un caso, que es cuando tienes niños. De hecho, para lavar a los más pequeños la bañera es una solución más cómoda que la ducha.

Cuándo elegir la ducha

Por lo tanto, la ducha es una opción preferible en los casos en que el baño no es demasiado grande para ahorrar espacio dentro de la habitación. Incluso para aquellos que tienen una vida bastante agitada y suelen tener prisa (o para deportistas que necesitan lavarse varias veces al día) la ducha puede ser una solución más cómoda y funcional.

En un baño moderno, la ducha puede armonizar fácilmente con el resto del mobiliario, quizás a través de elegantes cabinas de ducha con formas geométricas y completamente transparentes.

Cuándo elegir la bañera

La bañera se puede elegir fácilmente si no tienes problemas especiales de espacio en el baño. Si quieres crear un baño de líneas modernas y minimalistas, puedes elegir una ducha con un diseño contemporáneo que armonice por completo con este estilo y que pueda ser una alternativa a la ducha.

Si por el contrario el mobiliario del baño era de estilo victoriano, art déco o de principios del siglo XX, la bañera se convierte en un must, una elección obligada. En este caso, sin embargo, se trata de una bañera con pies o en todo caso no empotrada.