Reformas bcn

Baños para minusválidos: qué saber

Baños para minusválidos: qué saber

Desafortunadamente, uno de los principales problemas relacionados con el sector de la construcción hasta la fecha sigue siendo el de las barreras arquitectónicas: un problema importante, que no debe subestimarse, incluso en el sector privado. Sin embargo, hay algunas elecciones que se pueden hacer, como la relativa a la compra y la implementación relativa de un baño para discapacitados en la casa. ¿Qué necesita saber? Aquí hay características, consejos y sugerencias sobre esto.

Baños para minusválidos: las características

Cuando hablamos de mejorar la calidad de vida de los discapacitados, claramente no nos referimos sólo a lo que se puede hacer en la ciudadanía, con la elección precisa y cuidadosa de elementos estructurales adecuados para quebrarse los odias tanto barreras arquitectónicas. Pero también se hace referencia a la posible elección de mejorar la calidad de la vida íntima de la persona con discapacidad, dando así la posibilidad de vivir de forma independiente y no tener que depender de nadie en lo que concierne al menos al aspecto íntimo y fisiológico.

Un baño para minusválidos recién amueblado

Necesario en lugares públicos, yo baños para discapacitados pueden ser una opción importante para hacer incluso en casas particulares.

Pero obviamente, para ser definidos como «de acuerdo con», deben referirse a una serie específica de características en cuanto a dimensiones y medidas, y mucho más. Entonces, veamos qué características Baños para discapacitados:

En primer lugar, es importante recordar que, aunque no se especifiquen prescripciones o reglas con respecto a este tipo de baño, es bueno garantizar un movimiento adecuado dentro del baño: por supuesto, es bueno que las personas con discapacidad persona o la persona discapacitada puede Muévete con libertad y de forma independiente dentro del baño, incluso con sus ayudas o, por ejemplo, con una silla de ruedas.

Por ello, no existen unas dimensiones máximas concretas pero sí unas dimensiones mínimas, que además deben garantizar el movimiento lateral respecto a la taza del inodoro y al bidé de baño: este espacio debe ser de al menos 100 cm. La dimensión que en cambio va de la silla de ruedas a la bañera debe ser de 140 cm, mientras que la que permite un movimiento adecuado frente al lavabo es de al menos 80 cm.

Entonces hay características generales lo que de alguna manera puede facilitar el movimiento, pero también la habitabilidad dentro de los espacios y ambientes del baño. Por ejemplo:

  • Sería bueno que la puerta se abriera hacia el exterior, para garantizar la posibilidad de entrada desde el exterior en caso de caídas accidentales;
  • Los lavabos, inodoros y todo el equipamiento sanitario en general deberán ser aptos para un uso cómodo y seguro por parte de discapacitados, incluso con la instalación de pasamanos, barras de apoyo y puntos de apoyo para el desplazamiento;
  • Cerca del inodoro, o de la ducha, debe instalarse un timbre de emergencia, que permita la total seguridad de los discapacitados;
  • También es muy importante que los grifos sean fáciles de usar incluso para aquellos que tienen dificultades no solo para caminar sino también para agarrar.

Baños para minusválidos: la legislación

Para obtener la máxima seguridad para los discapacitados, es importante consultar legislación, o lo establecido por la ley respecto a la construcción o sustitución de un baño para discapacitados. Todo ello, claramente, para brindar la máxima protección y protección a la persona con discapacidad, que puede y debe moverse con libertad e independencia, sin ningún temor y pudiendo así satisfacer sus necesidades reales.

Lo dispuesto al respecto por el Ministerio de Obras Públicas con DM 14/6/1989 n. 236 por lo tanto garantiza:

  • La plena accesibilidad de la persona con discapacidad en el interior de un edificio público. De esta forma, el sujeto no tiene que renunciar a ninguna necesidad concreta que le atañe, gracias a la garantía de poder utilizar el baño con total autonomía;
  • La plena adaptabilidad de la propiedad privada a las necesidades y requerimientos específicos de los discapacitados;
  • La supresión de las barreras arquitectónicas, que muy a menudo constituyen un freno, de hecho, para el sujeto.

Además de las indicaciones generales y específicas sobre las medidas y dimensiones mínimas a las que hay que hacer referencia, tampoco debemos olvidar que para sacar el máximo partido a esta oportunidad también es bueno pedir consejo alASL de pertenecer.

Todas las normas específicas a respetar y contenidas en el decreto están destinadas a hacer posible la circulación autónoma de los discapacitados y sobre todo la circulación segura dentro del entorno íntimo.

Baños para discapacitados: tipos

Dependiendo de las necesidades específicas y obviamente también de acuerdo con las disposiciones de la ley, i baños para discapacitados todas son sustancialmente iguales ya que el cumplimiento real de dichas medidas hace imposible personalizarlas en este sentido. No obstante, pueden existir personalizaciones estéticas, capaces de hacer más agradable el uso del baño, o posibilidades de personalización relativas, por ejemplo, a la tipos de sanitarios usado.

En este sentido, por tanto, podemos definir algunos tipos de estos sanitarios y complementos necesarios, como son:

  • Lavabo para minusválidos, que no debe ser demasiado pequeño y de una altura que permita el máximo uso personal e individual, sin el apoyo de terceros;
  • Soportes y mecanismos de apoyo, como barras de apoyo y puntos de apoyo, generalmente colocados junto a los sanitarios;
  • Aseo y tablet para minusválidos;
  • Plato de ducha para minusválidos, o bañera con apoyo, asiento o elevable;
  • Cabinas de ducha para discapacitados con acceso simplificado.

En el caso de que las dimensiones del baño no sean las adecuadas para permitir el máximo aprovechamiento de todo tipo de sanitarios, hay que recordar que se permite eliminar el bidé y reemplazar la bañera con un plato de ducha adecuado y específico.

Baños para minusválidos: cuáles son los precios

Obviamente, la elección de un baño para discapacitados puede implicar un costo no indiferente, especialmente si el baño está construido y diseñado de manera excelente. La reforma de un baño apto para el uso autónomo de discapacitados, por ejemplo, sigue suponiendo un gasto importante pero también variable, según los tipos de sanitarios y productos elegidos.

En este sentido, hay que recordar que la adecuada renovación del entorno tiene en cuenta:

  • La posible sustitución de la bañera normal por una ducha a ras de suelo para permitir el movimiento autónomo;
  • El uso de aparatos y accesorios sanitarios adecuados al efecto, tales como barras de apoyo o asientos de ducha, o puntos de apoyo;
  • Posible implementación de una cabina de ducha a ras de suelo.

EL costos son claramente variables: sin embargo, van desde un mínimo de 1500 euros incluso hasta 2500euros para una instalación todo incluido.

Baños para minusválidos: ¿hay descuentos?

Evidentemente, sin embargo, gracias a la legislación que se refiere a la instalación del baño para minusválidos, todavía es posible acceder a ayudas y ayudas económicas, lo que hace posible, de hecho, un ahorro simultáneo.

Gracias a Decreto del Ministerio de Obras Públicas n.236 de 1989 las normas facilitan a quienes instalan un baño para discapacitados o realizan intervenciones para la eliminación y eliminación de barreras arquitectónicas, que suelen ser un problema tanto para discapacitados como para personas mayores con dificultades de movilidad. Gastos en los que se puede incurrir con la ayuda de desgravaciones fiscales en reformas de viviendas para minusválidos también lo son los relativos a la compra de productos como tinas con puertas, accesorios y herramientas adecuadas para el apoyo.

Las concesiones fiscales a las que se puede hacer referencia son tanto las relativas a la reestructuración de la propiedad, con concesiones al 50% siempre que concurran claramente los requisitos y condiciones, como las relativas a los fondos autonómicos. Para obtener más información, especialmente en lo que respecta al segundo tipo de concesiones, aún es recomendable pedir asesoramiento e informarse en su región de pertenencia, ya que a menudo los desembolsos de estos fondos no son regulares.

Baños para minusválidos: ¿cómo ahorrar dinero?

Sin embargo, sólo obtendrá la mejor relación calidad-precio solicitando varios citas, y por lo tanto haciendo referencia a varias empresas que se ocupan de estas intervenciones. De esta forma se evita gastar demasiado dinero y no tener, quizás, el aporte cualitativo adecuado de la intervención realizada.